09 octubre 2006

No sé si las razones por las cuales comencé a escribir habrán sido distintas a las de muchos otros que escriben, pero sin duda, las razones por las que he dejado de hacerlo son similares a las de muchos que han dejado de hacerlo.

Empecé a escribir por razones muy sencillas: no podía conformarme con que mis emociones sucedieran sólo en el plano abstracto de la memoria o la percepción, debían ser también materializadas, entonces las palabras se me revelaron como el medio donde esa búsqueda más o menos podía colmarse.

Claro que al principio escribía textos más provocadores que otra cosa. Ardides fáciles que en primera instancia denotaban una ingenuidad terrible (ya se sabe, relatos y poemas repletos de sexo, muerte y en general situaciones distanciadas de lo cotidiano, anhelantes de fantasía, atestadas de lugares comunes), pero en otra instancia daban evidencia de algo más profundo: las palabras como realidad equivalente. Lo que quería hacer con ellas es más o menos lo que todo Dios hace con sus creaciones: debían ser lo mismo en un plano, que las ideas y emociones lo eran en otro, o sea, debían ser mis propios actos creadores:

del pensamiento a la palabra, de la abstracción a lo concreto, de lo profundo a lo visible y superficial

Encontré la literatura y me replegué a ella hasta que me fue insuficiente (al menos esta idea moderna de Literatura con mayúscula y como acto de intelectuales). Hoy no puedo decir que busco hacer literatura sino que lo que hago es sólo escritura. Escritura lineal o compleja, sencilla o hermética, simbólica o no, pero que definitivamente no se preocupa por los estudios literarios, aunque tampoco se deslinda de ellos porque lo que busco es que el conocimiento y la escritura sean un mismo territorio sin frontera alguna.

O al menos eso deseo, pero las costumbres de toda vida moderna como la desorganización o el mal uso del tiempo libre también a mi me suceden. Es por eso que necesito un cambio que me impulse y potencie de nuevo, una vuelta de tuerca, un falso seudónimo como falso y vacío era a veces mi nombre real.

O sea, acabar con éste perfil, con mis blogs. Desde que éste blog comenzó, muchas opiniones han cambiado, entre ellas las de la literatura como centro-motor-axioma de mi escritura, y aunque no pretendo desligarme de lo “literario”, lo cierto es que aquí sólo los escritores y el arte y la ironía y el homo-ludens y la palabra en la punta de la lengua y el cimiento y la simiente y el hermetismo tenían cabida, y no puede ya ser así, menos si el Internet es el espacio del macro-espacio, del ciber-espacio, del irreal-espacio, no puede ser que me limite al grado de querer ser escritor y no humanista, de querer ser intelectual y no ésta bípeda potenciación que puedo ser.

No soy tan temerario como un par de compañeros de blog que respeto y admiro que borraron todo su archivo empezando de nueva cuenta desde la hoja en blanco. Yo no, yo mejor hago dos nuevos blogs y un nuevo perfil. Suplanto al que fui por mí mismo. Pero no abandono ni olvido lo escrito. No sé cómo se crean los ceros.


FLECHA: GENERAR EL ÉXODO
FLECHA:
MÉXICO EMERGENTE




-Según magisterio ajeno, el término humanismo sintetizó, en el Renacimiento, dos posturas que hasta entonces parecieron antagónicas. En la antigüedad clásica se distinguía el homo humanus del homo en general: el primero posee pietas (sentido ético) y paideia (rara poción brujeril que une el saber con la urbanidad), mientras que el segundo no acepta más calificación que la que concierne a la barbarie (homo barbarus). Más tarde, el medioevo cristiano entendió por humanitas la relación subordinada del hombre con la divinidad. Durante el período renacentista se logró el avenimiento de ambas concepciones, y a partir de esa época se entiende que el humanismo implica la fe en la dignidad del hombre, fundamentada tanto en la elevada estatura del animal racional cuanto en su propia fragilidad.-

Sergio Vela, Veinte consideraciones intempestivas sobre el Festival Internacional Cervantino, a veinte años de su fundación.

15 comentarios:

calixta dijo...

sigo sin entender por qué se despiden tus blogs
hey! me dijiste sicótica?

Cata Fdez dijo...

no puedes despedirte, que tesoro de sitio este... esa puerta es un descanso!!!, inmensa, llena de luz, de vida compartida, de historia entre los dedos... y esa frase, hipnótica: "la fe en la dignidad del hombre, fundamentada tanto en la elevada estatura del animal racional cuanto en su propia fragilidad"... nada de nostálgica clausura por favor...

bohemiamar dijo...

Esa puerta es tan bella que me gustaría traspasarla.
Y dígame ¿por qué se despide?
Si está usted bajo de moral, la forma de levantarla tal vez esté en nosotros, y en que se deje ayudar a través de nuestros comentarios.
Si lo desea vuelva a visitarme, poco a poco se puede cosechar una bonita amistad.

Un saludo.

bohemiamar.

bohemiamar dijo...

Querido amigo, amigo, amigo.
Yo también borré un dia sín más todo lo que había escrito hasta ese dia en mi blog, pero como no somos nadie para juzgarnos, sobre todo si a conceptos personales se refiere, te diré que siempre hay un motivo para todo. No tengo por qué dar explicaciones a nadie, pero mis razones tuve para hacerlo, aunque no me olvido de lo que escribí, pués garacias a Dios todo son creaciones mías y no tengo que recurrir a ningún borrador para volver a reponer mis artículos. Te comento ésto porque catalogas de temeraria a la persona que borra su blog (porque le da la gana, claro), y temerario según el diccionario esencial de la lengua española dice:imprudente, inconsiderado, hecho o dicho sín fundamento. Y yo por supuestísimo que no me siento para nada una temeraria.
Me alegra mucho que colecciones blogs, así estarás más entretenido.
Un saludo cordial.

bohemiamar.

c. dijo...

ufff... estoy llena de despedidas, qué pena... si un día quieres escribirme, mi mail está en el perfil, un abrazo grande, c.

Dyannah dijo...

Creo que llegué un poco tarde, pero esta semana tengo un congreso, perdón!! Pero aqui estoy aunque sea a las 10 de la noche que voy llegando.
Te despides de este blog, pero empiezas otro, otra etapa. Creo que todos los que algún día fuimos bloggers pasamos por ahí... unos con mas éxito que otros pero ahí al fin y al cabo. Me va a dar mucho gusto seguirte en tus nuevos blogs y ver qué vas escribiendo en tu nueva hoja en blanco.
Regresaré jaja

Bohemia dijo...

Entonces no es una despedida, es un hasta lueguito, porque si vas a mudarte de casa y a crear nuevas letras en ellas más bien sólo es una especie de mudanza...

¿Y mi cafetito?

Un beso y nos seguimos leyendo

G dijo...

Alberto, un gusto leer tus comentarios de nuevo en más pimienta... No había pensado lo que plantea tu perspectiva, lo intentaré.

No dejes de avisar dónde aparecerán, luego del cierre tus próximas letras.

Saludotes.

Dalille Gelehrter dijo...

Creo que no es justa la despedida, los blogs son una escapatoria, una huída necesaria a las ideas contrarias de la vida y la rutina. No puedes dejarnos abandonados en la red... Yo he escrito poco, pero si no fuera por ello, las ideas estarían hirviendo en mi cabeza... en fin... reconcidéralo....Saludos a la familia Espejel-Zamora!!!!!

ana dijo...

Pero bueno, ¿te quedas, te vas? ¿Te vas ahora que yo llego??? jooo...

Cata Fdez dijo...

¿donde estás?

Loredana dijo...

se te echa de menos/

cabellosdefuego dijo...

leyendo acerca de tu relación con las palabras no puedo evitar pensar en Borges, en su infinita metaficción y la kabbalah imposible.

La Gatimelodica dijo...

Heme aqui, esta Gata renacentista y defensora de los ideales humanistas en pleno siglo 21, desenfocada claro, en un mundo donde la gente se atreve a negar ideales, como si los grandes emporios no hubieran empezado como simples ideas en la cabeza de un soñador.
Por cierto, el que sueña escribe, no tienes forma de saber en qué acabaran todas tus ideas, haces bien en no borrarlas. Gracias por la visita a la Bridget Jones peruana.
Un abrazo!

**Pentrova** dijo...

Hola bueno pues buscando se encuentra,muy bella puerta....pero dime porque te despides??es un placer estar aqui saludos.
Pentrova.