16 febrero 2006

Love was just a glance away / a warm embracing dance away

Una vez, en una playa cerca del Mediterráneo, alguien susurraba entre el frío y la ventizca. Yo, del otro lado, silbaba, una canción o un teorema. Una fórmula. Pensaba en dónde residía el lugar poético, pensaba en lo inútil que ello resultaba. Mientras tanto, la poesía era en las cosas más simples, y se erigía y revoloteaba como un animal mágico, no se le podía agarrar, y muchos le tomaban fotos mentales, muchos le aventaban piedras, espinas, hojas, salibas. El Mediterráneo acuñaba frases en cada una de sus olas, diminutas y ceremoniales. Y soplaba una voz no legible. Había una canción, figuras se formaban no en el cielo ni en las aguas arenosas... ahí mismo pero detrás de una mirada. Era un hermoso lenguaje, había música y fogata, una canción en particular. Alguien en España se evapora cada que vuelve a ese sitio.

–intercambiando miradas
preguntándonos en la noche
cuáles eran las posibilidades
de compartir el amor
antes que la noche pasara

algo en tu mirada
era tan atractivo...
algo en tu sonrisa
era tan excitante...
algo en mi corazón
me decía que debía tenerte...

dos solitarios
fuimos extraños en la noche
hasta el momento
en que dijimos nuestro primer
hola

poco sabíamos

el amor era simplemente una mirada
bailar abrazados

y...
desde aquella noche
hemos sido juntos
amantes a primera vista
y enamorados para siempre
resultó bastante bien–

1 comentario:

chiocciola exotica dijo...

Y no era yo quien te lo susurraba. En el mediterráneo parece que no susurramos, que gritamos, que explotamos...
Que tal una vuelta por mi blog? A ver que te parece lo apenas "nuevo" que he posteado?
Muchos besos