04 julio 2005


Yo sé que soñé un sueño, del cual se desprendía una inquietud de conocerlo todo, de inmovilidad y tempestad. Sé que había agua. Yo me quemaba con mi propia voz. Fue un sueño que despertó en Guanajuato y terminó en un poema. Despertó el día, ¿qué es lo que queda de esa vida otra? Acaso no otra y más bien también, esa también vida con efluvio a cese. Un reflejo en el vacío, un vacío que en otros horarios, con otros usos y otras costumbres, nombramos ("nombramos...") conciencia, tal vez pensamiento, pero el pensamiento no da (no éste, al menos) para saber dónde está ese reflejo que no devuelve lo mismo, lo irreal, lo fantástico trastocado, lo fantástico que trastoca. Todo es correspondencia, o dicho de otro modo:

5 comentarios:

*Ly* dijo...

No había visto tu comentario, peroo me encantoo y también me encanto tu blog..
Saluditos..
Boca Cosmica

•ஹoonpink• dijo...

Los sueños, el gran misterio...

Danaia dijo...

Me gustó mucho el último comentario que pusiste en mi blog. También este post, regresaré. Saludos!

Paula dijo...

y si los sueños eran puertas a otras vidas de uno mismo?

y si son previsiones de lo q pasarà mañana...?

y si en realidad cuando dormimos es cuando somos y cuando andamos la vida cotidiana es cuando dormidos callamos y morimos?


Ufff me haces pensar... eso es bueno... me llevo la reflexiòn y por supuesto tus caricias en formato de texto.

Maga

Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it » »